23 May

Tantos avances tecnológicos y tan rápidos han provocado un flujo de información continuo y constante en el ámbito laboral. La cantidad de información que generan las empresas es cada vez más grande y por tanto, también es cada vez mayor la necesidad de protegerla cuando se trata de datos personales, confidenciales o vinculados con el funcionamiento y la productividad de la empresa.

Mientras más protegidos y controlados tenga una empresa sus datos, más competente será esta. Pese a todo, las organizaciones rara vez toman estas premisas en cuenta y por el contrario, permiten que la evolución tecnológica las vuelva más vulnerables a la pérdida de datos, básicamente por no estar concienciados o por desconocimiento. ¿Cuáles son los principales errores que se comenten en las empresas en relación con la protección de datos?

  1. Dar por hecho que las empresas están protegidas al 100%. Por mucha seguridad implantada que se tenga en una empresa, siempre puede surgir algún ataque cibernético con el que no contábamos ni para el que no estábamos preparados. Por tanto, toda seguridad es poca. Y mientras más grande sea la empresa y más presupuesto se tenga, más se debería invertir en la seguridad de sus datos.
  2. Recurrir a una única solución en lugar de complementar varias herramientas de seguridad. Es importante verificar que las soluciones implementadas se complementen y que sean lo más completas posibles; que los procesos de seguridad de la empresa, en general, estén conectados y que todo esté documentado y definido de común acuerdo con todos los equipos involucrados. Contar apenas con soluciones puntuales sin un contexto de todo el ambiente puede generar riesgos innecesarios y posibles fallas si ocurre un desastre.
  3. Falta de formación entre los trabajadores sobre la LOPD, y sobre estrategias y hábitos para proteger los datos corporativos. La protección de datos de la empresa es tan importante como la protección de datos personales pertenecientes a personas de dentro y fuera de la compañía. Y en el segundo caso, las sanciones por no adaptarse a la LOPD son lo que pueden hacer peligrar una empresa.
  4. No recurrir a ayuda externa y consultorías LOPD. Muchas empresas no prestan atención a la protección de datos porque creen que no están afectadas por la LOPD y se equivocan, ya que la gran mayoría trabaja con datos personales. Para descubrir en qué grado te afecta esta Ley y cómo debes adaptar tu empresa a ella, la mejor opción es recurrir a una consultoría externa con la que comprobar el estado de tu empresa en protección de datos.
  5. No tener en cuenta que lo importante no es sólo proteger, sino garantizar que se recuperen los datos en caso de pérdida. Las amenazas evolucionan tan rápido como la tecnología, por lo que saber anticiparse o al menos intentarlo, puede solucionar muchos problemas. Anticiparse es asegurarse de que haya maneras de recuperar los datos en caso de pérdida total. La prevención es esencial, pero tener un b en el caso de que el problema ya se haya desarrollado es tanto o más importante.

Fuente: DiarioTi

Deja un comentario